¿Con la comida es suficiente?

¿Con la comida es suficiente?

Comparte

En la actualidad queremos tener una mejor calidad de vida. Si tenemos hijos, tratamos de alimentarlos de la mejor manera posible (o conocida por nosotros). También empezamos a hacer cambios en la dieta porque deseamos tener salud, o porque queremos cambiar nuestra imagen corporal.

Ahora sucede lo siguiente: ¿es suficiente con un cambio en la parte nutricional? ¿necesito hacer más?

En el siguiente post intentaré darte una respuesta prudente, práctica y real, con un poco de mi propia experiencia.

Menos es más

La parte de un todo

¿Cuál es mi motivación?

¿Voy por el camino correcto?

Consejos prácticos

Menos es más

 

Esta frase es muy utilizada en el mundo del diseño y la moda y creo que es muy acertada en cuanto a lo que conlleva vivir mejor. Cuanto menos malos hábitos tengan lugar en nuestro diario vivir, más salud vamos a tener. Siempre hacemos hincapié en aumentar lo bueno, pero no soltamos lo que no nos favorece. Mejor empezar a dejar, antes de agregar.

La parte de un todo

Hipócrates decía «que tu alimento sea tu medicina» pero el alimento es un punto en la galaxia. Por sí mismo no podría generar todos los beneficios que sí entregan un conjunto de hábitos positivos como el ejercicio físico, el buen descanso, la tranquilidad y esperanza, etc. La unión sin duda hace la fuerza. Por eso es vital que consideremos más allá de cambiar nuestra alimentación, adoptar un mejor estilo de vida.

¿Cuál es mi motivación?

Para mí este punto es súper importante. Sería la resultante de un breve momento inspiracional o un proyecto a largo plazo. Tienes que estar convencido. Tienes que asesorarte con profesionales, tienes que leer, tienes que hacerlo por una razón que te haga ser constante.

¿Voy por el camino correcto?

Los test son atrayentes porque nos dan una descripción tangible, nos dicen que somos de cierta manera, que vamos genial o muy mal, que aumentemos esto o reduzcamos aquello. ¨Personalmente puedo decirte que es fácil darme cuenta en qué dirección  me encamino, tan sólo enumerando mis malos hábitos. ¿Soy sedentario? ¿mi alimentación está basada en productos ultra procesados o llenos de sal y azúcar y grasas saturadas? como pocas verduras, frutas y legumbres? ¿Bebo alcohol y fumo? ¿Tengo altos niveles de estrés? Cuando hayas respondido a estas preguntas, sabrás donde «ajustar» las tuercas.

Consejos prácticos

  • La educación es la base de todo. Infórmate y busca asesoría con profesionales.

No sigas cualquier dieta o recomendación porque le funcionó a otro. Cada persona es diferente.

 

  • Levántate de la silla y ¡mueve tu cuerpo!

El sedentarismo es dañino a nivel orgánico y emocional. Oxigénate, ejercita tu corazón y fortalece tus músculos periódicamente.

 

  • Que el alcohol y el tabaco no gobiernen tu vida.

Son demasiado perjudiciales para ti, tu familia y la sociedad (aunque las publicidades intenten mostrarlo como positivo)

 

  • Evita la comida que no te suma.

Construye sobre los alimentos que te generen beneficios. No seas esclavo de los papeles metalizados que contienen productos hipersaborizados, para generarnos adicción a estos ( y que no tienen beneficios, sólo calorías vacías).

 

  • No permitas que te intoxiquen emocionalmente.

El estrés crónico también es malo. Disfruta con los que te dan un motivo para sonreír, para agradecer, para ser mejor cada día.

 

Si bien mi granito de arena está en regalarte ideas para cocinar vegetariano y saludable, me pareció oportuno recordarte que el cambio va mucho más allá. Espero cada día te animes a regalarte la posibilidad de experimentar mejoras en tu calidad de vida.

 

¡Hasta la próxima!


Comparte

Deja un comentario

Cerrar menú