Conservación de alimentos : ¿qué me conviene?

Conservación de alimentos : ¿qué me conviene?

Comparte

Además de comer saludable debemos tener en cuenta la conservación correcta de nuestros alimentos, para sacarle el máximo potencial hablando del aspecto nutricional. Pero ¿Cómo conservar los alimentos? ¿qué opción me conviene más? Sigue leyendo y descubre qué te conviene a la hora de conservar tus…

 

 

 

 

Frutas

 

son considerados alimentos perecederos o perecibles. Tienen gran contenido de agua por lo que el crecimiento de bacterias y hongos se ve facilitado. Su conservación en estado natural puede ser de 1- 7 días, dependiendo de las condiciones de temperatura, si estuvieron expuestas al aire libre o las conservas en la heladera (refrigerador). Lo ideal es hacer una compra semanal y  elegir las de mejor apariencia y menos daños en la cáscara. Siempre prefiere comerlas frescas.

Si tu plan es hacerlas durar, la mejor opción es congelar o deshidratar. Conservarán sus propiedades, claro que en el caso de la mayoría de las frutas congeladas, al descongelarlas, pierden su textura original y se ablandan. Una buena estrategia es guardarlas picadas y luego sacar lo necesario para comer. También sirven para hacer batidos o helados.

Las frutas deshidratadas son buenas para ser consumidas como snack saludable, o en reemplazo de las golosinas. Elige frutas que no estén espolvoreadas con azúcar. También puedes hidratarlas y molerlas ( dátiles – pasas) para reemplazar el uso de azúcar refinada en tus preparaciones.

 

Verduras

 

Aquí sucede algo muy similar que con las frutas. Por su gran contenido de agua, su duración no va más allá de una semana, excepto con las raíces y tubérculos que duran un poco más. Su consumo en crudo es necesario a diario. Pero hay vegetales que es bueno conservar congelados para tener a mano , como en el caso del brócoli, pimientos, tomates en puré o salsas, vegetales en sopas, o caldos caseros de verduras para no utilizar los caldos concentrados de supermercado que lo que menos tienen son verduras. La deshidratación también es buena opción siempre y cuando no tengan demasiada sal agregada.

También nos surge una propuesta muy interesante con las verduras: los fermentos. repollo, pepinos, cebollas, siempre que sean caseros, son muy buena opción para consumir y conservar las verduras, con el adicional de los beneficios que tienen para nuestro intestino.

 

 

Condimentos

Aquellas semilas, hojas y granos que utilizamos para sazonar, deben conservarse en frascos bien tapados y en un ambiente seco para que así conserven su sabor.

 

Frutos secos y semillas

 

Éstos tienen muy poco contenido de agua, así que son considerados alimentos semi- perecederos o semi- perecibles (duración de 1 año o más). Lo ideal es que las almacenes en frascos o bolsas bien cerradas, en un lugar fresco y seco. En el caso de las semillas, un lugar oscuro también es ideal. Si las mueles conservalas en un frasco tapado en la heladera (refrigerador) Lo ideal es moler la cantidad que vas a utilizar.

 

Cereales y legumbres

 

 

Son alimentos no perecederos (no perecibles)en su mayoría. Lo ideal es conservarlos en un envase cerrado. En el caso de las legumbres frescas como las arvejas, porotos verdes( chauchas o judías), o porotos frescos (porotos granados),habas, es buena opción pasarlos por agua hirviendo unos treinta segundos y sacarlas y echarles agua helada. Luego, almacenarlas en un recipiente tapado en el freezer.

 

Comidas preparadas

 

 

Si preparas una buena cantidad de comida o cocinas algún alimento para usarlo a lo largo de la semana, congelar es la mejor opción, hay menos pérdida de nutrientes que en la heladera (refrigerador) Coloca en el freezer sólo cuando esté a temperatura ambiente.

 

Bebidas vegetales

 

 

No conviene congelarlas. Prefiere consumirlas pronto, te durarán unos 3 días, capaz 4. Tienes la opción de comprarlas en polvo, así la duración del alimento en este formato es mucho mayor. Pero es más costoso.

 

Otros tips

 

Procura que tu heladera (refrigerador) enfríe correctamente.

Si consumes huevos, hay que guardarlos sin lavar, para evitar contaminación en el interior del huevo. Almacena en la heladera (refrigerador) para conservarlos aproximadamente por 28 días. Procura que estén frescos, aquí un truco para saber:

si colocas el huevo en un vaso con agua y este se hunde y queda horizontal en el fondo, está fresco. Si tiene algún grado de inclinación, se puede consumir y si flota casi en la superficie es porque no debe estar bueno. Otra opción es cascarlo y observar el aspecto y olor del huevo. Si la yema está bien redondeada y en la yema se distinguen sus dos partes, una más líquida y otra más espesa, el huevo está fresco.

Si consumes leche, hasta 3 días se conserva abierta y refrigerada. Recuerda que la leche es un caldo de cultivo para los microorganismos  y proliferan cuantos más días pasen.

Si quieres congelar la fruta en trocitos sin que  quede todo pegado, colócalas separadas en una bandeja por una hora y luego almacénalas en el mismo recipiente con tapa. Así podrás sacar los trocitos o unidades que necesites.

Siempre anota la fecha de lo que almacenas en el freezer.

Siempre que sea posible utiliza los alimentos frescos.

 

¿Te gustó mi artículo? ¿fue útil para tu organización? Comparte con tus amigos a través de las redes sociales.


Dame like en facebook e instagram. Y si aún no eres suscriptor, haz click aquí y no pierdas la oportunidad de recibir cada lunes un correo con todas las novedades de mi página y además recetas inéditas y otros regalos.


¡Hasta la próxima entrada!

 


Comparte

Deja un comentario

Cerrar menú