Postres, cómo elegir una alternativa saludable
Postres ¿Saludables?

Postres, cómo elegir una alternativa saludable

Comparte

¿Escuchas la palabra «postre» y se te hace «agua la boca»? en este post te brindaré algunos consejos para preparar postres que brinden mayor contenido nutricional, evitando calorías vacías, mezclas pesadas y azúcar refinada:    

Alternativas para endulzar

    Reemplaza el azúcar por opciones menos perjudiciales, idealmente que tengan bajo índice glucémico (que no tiendan a elevar rápidamente el nivel de glucosa en la sangre). Elige endulzantes o edulcorantes: ej, estevia, alguna miel vegetal como agave, dátiles remojados, pasas remojadas, etc. La miel eleva la glucemia, pero es mejor que el azúcar refinada.

Prefiere harina integral

    Si harás bizcochos o queques trata de usar harina integral (al menos la mitad), otras opciones son la harina de coco y harina de avena.

Reemplaza las grasas de origen animal (saturadas)

La mantequilla actualmente es un alimento considerado dentro de los procesados. Puedes reemplazarla con legumbres sin sal o con algún aceite neutro. Si consumes lácteos y derivados puedes utilizar Ghee, pero económicamente no es una buena opción, en todo caso elegiría aceite de coco, que tiene mejor precio y aunque es una grasa saturada, es de origen vegetal, lo que lo hace más saludable.

Disminuye la cantidad de huevos

  Bananas o plátanos molidos, chía o lino (linaza) remojado son algunas de las opciones para disminuir la cantidad de huevos en una preparación o reemplazarlos.

Utiliza coberturas o «frostings» saludables

En vez de las típicas mezclas de Chantilly o huevos con azúcar (merengue) puedes hacer una exquisita cobertura con palta y cacao amargo (¡nadie sabrá que es palta a menos que se lo digas!)endulzada con unos dátiles, un frosting con coco y frutos secos o con mantequilla de maní, una rica pasta de dátiles, etc.

Deja los postres para ocasiones especiales

    Si deseas comer algo más bien dulce, inclínate hacia las frutas frescas y las deshidratadas o frutos como el dátil y frutos secos. En lo sencillo y natural está el secreto de comer saludable.   Hasta aquí llegamos hoy, pero te invito a poner en práctica estos consejos y compartirlo con tus amigos. Sé consciente de lo que le proporcionas a tu cuerpo. ¡Hasta la próxima!
Comparte

Deja un comentario

Cerrar menú